Francés

Arracheurs de Palissades

arrancadores de cercados. Esta expresión eufemística aparece a principios del siglo 18 en la corte de Luis XV. Entre otras fuentes destaca el artículo de Mathieu Marais de agosto de 1722 en el periódico Journal, narrando lo acontecido un mes anterior en Versalles y en ausencia del rey. La historia cuenta que una noche de julio, el Duque de Boufler, los Marqueses de Rambure y d’Alincourt y el Señor de Même salieron a pasear por un bosquecito de Versalles. Según dicen, el olor de las flores les embriagó y la cosa acabó en una escena de cruising que alguien debió ver. Al día siguiente, toda la corte estaba enterada y saltó el escándalo que terminó con uno de los marqueses en La Bastilla y el resto exiliados. Hay otra versión que dice que simplemente sorprendieron a estos señores y a unos cuantos más en plena faena campestre y otra que habla de algún intento de violación. Sea como fuere, cuando el rey regresó a palacio y preguntó por la ausencia de estos jóvenes señores, ante el pudor que provocaba explicar al joven rey, que por aquel entonces solo tenía 12 años, lo que había ocurrido, se le dijo que habían sido castigados por arrancar los cercados del jardín. Y así, a partir de entonces, se pasó a llamar a los jóvenes de gustos sospechosos, arrancadores de cercados.

Esto es lo que cuentan todas las referencias que hemos encontrado, sin embargo la explicación nos parece un poco edulcorada, y no podemos descartar que tenga su origen en el propio coito gay, mediante la imagen del pasivo agarrándose al cercado para aguantar las embestidas, cercado que eventualmente podría debilitarse, moverse o incluso caer.

Otras palabras del mismo idioma:
¿Qué piensas sobre esta expresión?
Cuéntanos qué te parece, si te ha gustado, si no, si hay algún error y también si conoces alguna palabra con la que ampliar este diccionario. Tu opiníon y tu información es muy importante. Y también la difusión.
Lo puedes compartir en tus redes
Y también dejarnos un comentario

▼ Se el primero en comentar
cerrar comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *